lunes, 26 de septiembre de 2016

SILLA NAPOLEÓN III



La silla  Napoleón III es una de las más utilizadas en todo tipo de eventos. El modelo con asiento de rejilla estuvo presente en el primer desfile de Alta Costura de Christian Dior en 1947 y el dibujo que forma el entretejido del asiento (cannage) ha sido utilizado por la firma en muchos de sus productos, incluso en el edificio de Dior en la zona de Ginza en Tokio.
Al igual que a Dior a nosotras también nos ha encandilado esta bonita silla.




El primer paso fue eliminar todas las capas de pintura utilizando un decapante químico.




Una vez la madera limpia aplicamos dos manos de esmalte al disolvente en color marfil muy clarito.



Quitamos el viejo tapizado y lo sustituimos por un tela en del mismo tono que la pintura.






Forramos la parte de abajo del asiento.

 
Para terminar  unos toques dorados en algunos relieves del torneado.




El resultado final una pieza totalmente renovada, con un aspecto radiante,

¡Feliz lunes!

lunes, 25 de julio de 2016

VITRINA EN BEIGE


La pintura es un gran aliado cuando queremos cambiar la decoración de nuestros hogares, nos permite transformar los muebles que ya tenemos de forma rápida y sencilla. 


Aunque renovar esta pieza no  fue tan simple como esperábamos. 


 Retiramos el cordón y todos las aplicaciones de bronce.



Y eliminamos la pasamanería del interior.


 

Aplicamos tres manos de pintura tiza en color beige y una pátina de cera blanca.




Limpiamos bien todos los adornos.
  


Poner de nuevo el cordón de bronce fue una tarea complicada que nos exigió mucha paciencia y un cuidado especial.


Colocar las aplicaciones fue menos laborioso.






En el interior reemplazamos el cordón de pasamanería viejo por uno  en el mismo tono de la pintura.




El resultado final una pieza totalmente renovada.


Al fondo de la imagen otra pieza renovada por nosotras, una boiserie en los mismos tonos que la vitrina.

¡Feliz lunes!


lunes, 18 de abril de 2016

PERLAS PARA UNA LÁMPARA



Hace ya un tiempo llegó al taller esta lámpara y nos pareció buena idea renovarla utilizando perlas. 


  Quitamos uno a uno todos los cristales y los guardamos a buen recaudo porque seguro que los utilizaremos en algún otro proyecto.


Pintamos con una pintura tiza en color gris.



 Para acabar le aplicamos una pátina de cera blanca.



De poquito en poquito fuimos pegando tiras de perlas en el interior y el exterior de la estructura.



En un cordón de cola de ratón  fuimos engarzando perlas para formar un cairel que pasase por todos los brazos.




Alrededor de cada portalámparas colocamos un aro engarzado en hilo elástico.




El resultado final una lámpara original y diferente, ¿No os parece?


¡Feliz lunes!